La filosofía es reflexión racional: la filosofía es una empresa racional comprometida a no admitir ningún supuesto del cual no se dé una razón adecuada. Se caracteriza por su universalidad y su radicalidad: universal, porque se interesa por todos los ámbitos y aspectos de la experiencia humana; radical, porque se plantea las cuestiones últimas concernientes a la experiencia humana. Tiene una CUADRUPLE función:


-Clarificadora: tanto de nuestros conceptos e ideas como respecto de la experiencia a la que tales conceptos se refieren.

-Crítica: respecto de los supuestos en que se basa nuestra cultura, muy especialmente en los ámbitos social, moral y político. La filosofía puede entenderse como la conciencia que una época y una sociedad tiene de sí mismas.

-Sistemática: en cuanto que le corresponde ordenar y sistematizar la experiencia humana, así como la pluralidad y diversidad de conocimientos parciales que nos dan las ciencias.

-Transformadora: ya que la filosofía práctica trata de transformar la realidad y orientar nuestra manera de actuar.



jueves, 3 de noviembre de 2016

TIPOS DE CRITERIOS

Muy importante esta entrada para la realización del trabajo sobre la película que vamos a comentar en este tema 1 de la programación..

Para descargar o consultar pulsar aquí.


A lo largo de su vida el hombre puede utilizar una enorme variedad de criterios orientadores para elegir su propia conducta, aunque muchos de ellos no tengan que ver con la ética y la moral. Pueden distinguirse seis niveles o tipos de criterio:
1. El placer y los instintos.
2. Las normas inconsistentes y el Super Yo.
3. La presión social.
4. Criterio religioso.
5. Las normas morales y civiles (criterio legal).
6. Los valores apreciados por sí mismo (valor axiológico).

1. El Criterio basado en el placer y los instintos. Con este criterio el hombre, desde niño, busca lo agradable y evita lo desagradable, o sea, buscar placer y evitar dolor. Este nivel de placer instintivo, es el normal entre niños y adultos que no han recibido una educación que les haya mostrado una apertura hacia otros valores superiores. Pero tampoco hay que desechar por completo este criterio cuando se trata de escoger una diversión, pasatiempo o un tema de conversación, ya que este nivel es un auténtico criterio que sirve como orientación en muchos casos de forma legítima.
El problema o el error por así decirlo es cuando se va a los dos extremos, es decir, 1) el uso exclusivo de este nivel en cualquier situación de la vida, o 2) la eliminación absoluta de este criterio, como si el placer fuera algo malo. Por el contrario, el placer es un valor sin duda alguna ya que busca la satisfacción de las necesidades vitales del ser humano.



2. El Criterio basado en el Super Yo. Este criterio se reconoce con facilidad ya que el sujeto se deja orientar rígidamente por ciertas normas o valores que las autoridades o familia le han inducido desde la infancia. Y como son desde la infancia esas normas y valores ya forman parte del inconsciente del sujeto y por esa razón tienen un carácter autoritario, rígido, exagerado. De hecho este tipo de criterio impide al sujeto de hacer excepciones cuando se encuentra en una situación dudosa. La orientación que este experimenta ya es mecánica y ni el mismo puede saber el porqué tener que actuar por necesidad en determinado sentido o dirección.
3. El Criterio basado en la presión social. Este reside en la absorción de todas las normas y valores que el medio ambiente o sociedad influyen en el individuo en forma de "presión social". La guía de conducta dentro de una sociedad es pues la moda y la propaganda. La presión social es la principal fuente que orienta y empuja la conducta de estas personas. Los tres niveles o criterios mencionados anteriormente son los que se podrían llamar básicos o de uso generalizado. Los que se explicarán a continuación son de orden superior y mucho más valiosos para la Ética.
4.- El criterio religioso. Consiste en orientar nuestra vida, nuestras decisiones y comportamientos en función de las normas y creencias que nos marque la religión que profesamos.
5. El Criterio Legal. Este consiste en orientar y dirigir la conducta por medio de normas y leyes establecidas por terceros en algún código. En cierto aspecto este tipo de criterio resulta ser muy cómodo, pues uno puede consultar la ley y decide conforme a ella sin mayor discusión. En atención a dicha ley o conjunto de normas el individuo está dispuesto a contravenir lo que dicen a sus instintos, su inconsciencia (Super Yo) y la presión social.
6. El Criterio Axiológico. Este criterio se basa en los valores internamente percibidos y apreciados como tales, este criterio coincide con lo que se llama "actuar por propio convencimiento". Con este criterio una persona puede descubrir algunos valores y los aprecia como tales, en función de esos valores puede juzgar su situación y orientar su conducta, aún cuando tenga que ir en contra de las leyes, la presión social y sus costumbres o instintos.

Es importante destacar que debe existir una relación entre los distintos tipos de criterios de conducta en la evolución de a cada individuo ya que no es extraño que un bebé se instale en el criterio de los instintos y un niño de siete años elija conforme al criterio del Super Yo, o que un adolescente se oriente principalmente por el criterio de la presión social y sólo en función de cierta educación es posible saltar a los criterios: la Ley, el Valor Axiológico.
Esto no quiere decir que un adulto tenga que seguir un criterio determinado, lo aconsejable es que dejen las decisiones importantes a los niveles superiores (criterio legal y axiológico) y las mayorías de sus orientaciones cotidianas las dejen a cargo de los niveles inferiores. Es por esto que no debemos quedarnos fijos en un solo nivel, y es recomendable usar la reflexión para revisar los hechos personales pasados y los criterios utilizados, para así poder realizar una adecuación a nuestra conducta

No hay comentarios:

Publicar un comentario